The tree of life

Terrence Malick ha creado en The Tree of Life más que una verdadera obra de arte, un ensayo filosófico. Alejándose radicalmente de los convencionalismos de la industria cinematográfica, se interna en una profunda reflexión en torno a la vida. Con portentosas escenas y un fondo musical excelso; Malick nos plantea una serie de especulaciones sobre el misterio de la vida.

The Tree of life narra la historia de una familia de los años 50 en Waco, Texas; en especial el desarrollo de Jack (Hunter McCracken) el hijo mayor de Mr. O’Brien (Bradd Pitt) y su esposa (Jessica Chastain). La obra explora las relaciones intrafamiliares con especial atención en temas como el resentimiento hacia el padre -la figura de autoridad por antonomasia- el apego hacia la madre, la relación conflictiva con los hermanos, la soledad, la ira, el amor y en un crescendo de complejidad e intensidad, reflexiona sobre la muerte, las posibilidades de ultratumba, el bien y el mal, y en última instancia sobre Dios y la vida. Por ello no es extraño que el filme inicie con una cita del Libro de Job, advertencia -para el espectador atento y con sensibilidad religiosa- del sentido poético y filosófico del filme y su consonancia con las reflexiones del texto biblico.

Malick re-crea el sentido mismo que por largo tiempo ha tenido la obra cinematográfica y la coloca en un sitio privilegiado dentro de las más sublimes expresiones del quehacer humano. The tree of life puede ser para muchos un desperdicio de tiempo y esfuerzo, pero para otros más (entre los que me incluyo) es una absoluta obra magistral, llena de profundas reflexiones poéticas, filosóficas e incluso teológicas sobre -quizá- el misterio más asombroso del que podamos participar: la vida.

En ésta pequeña reseña, no puede pasarse por alto un hecho fundamental, The tree of life no sería lo que es -un verdadero ensayo filosófico cinematográfico- sin  el majestuoso trabajo de Emmanuel Lubezki Morgenstern, quien con una insuperable técnica y sensibilidad complementa las visión de Malick para trasmitir al espectador el profundo sentido de la obra, de este modo, las ideas de Malick, la fotografía de Lubezki y la cuidada selección de obras musicales, en especial de Hector Berlioz, hacen de “El árbol de la vida” una exquisita, profunda y conmovedora película, la mejor que he visto en mi vida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s